Arquitectura con tierra, un material olvidado

Son muchas las edificaciones tradicionales e históricas construidas con tierra en prácticamente todo el planeta, sin embargo hoy es difícil encontrar esta arquitectura a nuestro alrededor.

Fue durante mi estancia en Granada, estudiando un máster de Restauración del Patrimonio Arquitectónico donde tuve mi primer contacto con la arquitectura con tierra. Hicimos un adobe (bloque de tierra cruda) y me pareció increíble la resistencia de aquel bloque hecho con materiales totalmente naturales.

Hoy sabemos que la tierra es un material de bajo coste, perfecto aislante térmico y acústico, tiene buena resistencia a compresión y es duradero.

PERO, ¿ES CIERTO QUE SE PUEDE CONSTRUIR UNA EDIFICACIÓN COMPLETAMENTE DE TIERRA? ¿RESISTE LA TIERRA IGUAL QUE EL HORMIGÓN? ¿POR QUÉ NO SE HACE ENTONCES?

Todas estas preguntas me las hacía yo y seguro que como yo, muchísima gente. Es por ello que investigando encontré la Asociación Terrachidia, que trabaja en diferentes talleres de arquitectura con tierra en España y en el norte de Marruecos.

Con ellos me fui a un taller en el Khorbat, un pequeño pueblo al norte de Marruecos. Allí trabajamos en la restauración de una muralla de tierra perteneciente al asentamiento histórico del pueblo, el cual conserva hoy alguna construcción con tierra del siglo XIII, increíble.

Fue allí donde muchas de mis preguntas obtuvieron respuestas. Sí, era posible construir completamente en tierra grandes edificaciones.

Visitamos los asentamientos tradicionales donde las construcciones con tierra podían llegar a alcanzar hasta 5 plantas, así que sí, se puede construir una edificación, de gran altura y duradera toda construida en tierra.

La tierra, sobre todo con la técnica del tapial (muros gruesos de tierra compactada), puede alcanzar una resistencia a compresión comparable a la del hormigón.

Tierra siempre hay, solo tenemos que alzar la vista y querer mirarla, tocarla y usarla de una manera consciente para nuestras construcciones. Es cierto que es duro trabajarla, lleva un mantenimiento mayor que cualquier otra construcción y se deben restaurar los revestimientos con cierta frecuencia, sobre todo en zonas de lluvia.

Pero, ¿Quien no quiere cuidar su vivienda de autoconstrucción? Es un lujo vivir en una edificación que como siempre digo, supervisada por una persona profesional, hayas podido trabajar tú mismo, eso es una motivación para seguir cuidándola con el paso del tiempo.

Otro dato interesante de estas construcciones, al menos en donde estuve al norte de Marruecos, tiene relación con el presupuesto de ejecución material. De todo el dinero empleado en la obra, el 64 % de ese presupuesto se va en mano de obra, el 33% en material y un 3% en transporte.  Sin embargo en una edificación de hormigón, prácticamente todo el presupuesto se va en material y transporte.

La respuesta a la pregunta de por qué hoy casi no se construye en tierra, es evidente, solo nos basta con mirar a nuestro alrededor y ver ciudades saturadas, de grandes edificaciones, con un acelerado crecimiento industrial, ligado a un ritmo de vida que poco tiene que ver con la tranquilidad y conciencia de vivir en una vivienda sostenible y ecológica.

Además, en España la norma a cumplir es el Código Técnico de la Edificación, el cual no recoge la arquitectura con tierra dentro de las posibilidades de construcción.

Está claro además, que una construcción con tierra tiene un programa de obra más largo, nos llevará más tiempo construirla y parece que la paciencia y el pensar conscientemente antes de construir no cabe en el mundo que hoy habitamos.

Durante mi estancia en Marruecos, muchas familias habían abandonado sus viviendas tradicionales de tierra para construir lo que ellos consideraban una vivienda más “moderna”, de hormigón. Sin embargo, nos confesaron que durante el verano, regresaban a sus viviendas de tierra antiguas porque allí se estaba más fresco.

EN LA ASOCIACIÓN TERRACHIDIA LO LLAMARON “EL FALSO PROGRESO”. EL HORMIGÓN LO HA ABARCADO TODO.

Otra de las propiedades de la tierra es su poder aislante, la tierra respira y transpira y por tanto mantiene la inercia térmica, muros gruesos de tierra hacen que el aire del exterior se filtre por ella y llegue al interior con la temperatura digamos cambiada.

Cada vez que escribo, investigo o leo sobre construcciones con tierra solo encuentro beneficios, porque hasta cuando se decide demoler una edificación de tierra, nunca vamos a tener residuos dañinos para el planeta, vamos a obtener tierra, transformada o cambiada de lugar, pero al fin y al cabo es solo eso, tierra.

 

 

 

1 comentario en “Arquitectura con tierra, un material olvidado”

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies